Unos 145,000 venezolanos han buscado protección internacional

13/3/18 - 09:30 AM
La portavoz de ACNUR ,Aikatarina Kitidi, señaló que "sabemos que cada día más y más venezolanos abandonan su país".

Son vulnerables a tráfico humano, violencia, y abuso sexual.

  • Acan/EFE                                            
Unos 145,000 venezolanos han buscado protección internacional entre 2014 y principios de marzo de 2018, principalmente en las Américas, lo que supone un aumento del 2,000 %, informó la Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR).
 
La portavoz de ACNUR, Aikatarina Kitidi, señaló que "sabemos que cada día más y más venezolanos abandonan su país".
 
"Se cree que más de 1,5 millones de venezolanos viven actualmente fuera de su país, según estimaciones gubernamentales conservadoras, lo que significa que las Américas enfrentan uno de los mayores flujos de salida de la población desde la creación de ACNUR en 1950", indicó Kitidi.
 
VEA TAMBIÉN: Trump despide a Tillerson y Pompeo será su secretario de Estado
 
ACNUR señala que los venezolanos abandonan su país por la situación política y socio-económica compleja que vive Venezuela, lo que incluye la inseguridad y la violencia, y la falta de alimentos, de medicamentos o de acceso a servicios sociales esenciales, así como la pérdida de ingresos.
 
Según cifras gubernamentales, "más de 145,000 venezolanos han iniciado solicitudes para conseguir el estatus de refugiados desde 2014 y hasta el 7 de marzo", indicó Kitidi.
 
Más del 94 % buscó el reconocimiento del estatus de refugiado en 2017 solamente y la mayoría lo hizo en las Américas, explicó.
 
Por años, en 2014 hubo 4,040 solicitantes de asilo, en 2015 10,168, en 2016 34,183 y en 2017 94,284.
 
La portavoz de ACNUR señaló que "cientos de miles de venezolanos no tienen documentación o permiso" para quedarse legalmente en otros países, "lo que les convierte en particularmente vulnerable a la explotación, el tráfico humano, la violencia, el abuso sexual, la discriminación y la xenofobia".
 
ACNUR ha desarrollado un plan regional de respuesta que requiere 46 millones de dólares y que cubre ocho países en América Latina y el Caribe, entre los que figuran Brasil, Costa Rica, México, Ecuador, Panamá, Perú, Colombia, Trinidad y Tobago, Guayana.