Nuevo plan del Minseg estaría descuidando la seguridad nacional

16/4/18 - 12:00 AM
Expertos advierten que en la estrategia para el periodo 2018–2030 se descuida el concepto de defensa nacional, algo que podría poner en riesgo a la sociedad panameña en el futuro cercano.

Mulino pide una estrategia de seguridad con los tres estamentos encargados de la misma bien dotados, capacitados y con la moral alta. Archivo

  • Adiel Bonilla | [email protected] | @PanamaAmerica                                            

A inicios del mes de abril, el Ministerio de Seguridad (Minseg) presentó en conferencia de prensa la nueva estrategia de seguridad ciudadana de Panamá, la que explicaron se extendería hasta el año 2030, algo que expertos en el tema desde ya cuestionan.'


Para el criminólogo Severino Mejía, la percepción ciudadana es que todavía se siente insegura "y eso hay que corregirlo", aunque no incorporando un ejército.

El exministro de Seguridad José Raúl Mulino coincide en que la seguridad de Panamá no pasa por crear un ejército, "pero sí por tener estamentos de seguridad, los tres que tenemos, bien dotados, capacitados, con la moral alta? y sobre todo con jefes con credibilidad para mandar".

Para Mulino, este gobierno ha fracasado en seguridad "y no tiene ninguna autoridad para plantearle al país una estrategia para los próximos años". Dice que este nuevo plan no está escrito en piedra, por lo que tendrá que ser revisado por la próxima administración.

En el lanzamiento de la estrategia 2018-2030, el titular del Minseg, Alexis Bethancourt, confirmó que mayormente está enfocada en bajar la incidencia de homicidios y crímenes que afectan a los ciudadanos.

Y justamente este interés marcado en reducir los indicadores de los delitos en Panamá ha motivado un nuevo debate, ya que se estaría descuidando la seguridad nacional.

Pero el Gobierno sigue enfocado en una política de seguridad de reducción de la cantidad de homicidios por cada 100 mil habitantes. Y defienden sus cifras de una baja de 16 a 9 víctimas por cada 100 mil habitantes en los últimos cinco años.

Esto ha dado pie al discurso oficialista de que Panamá es uno de los países más seguros de la región, aunque la percepción ciudadana diga lo contrario.

Pero ¿el enfoque en el menudeo del delito acaso ha descuidado la visión de seguridad nacional?

El criminólogo Severino Mejía ya prende las alarmas sobre este tema y pide una mayor atención en la defensa nacional.

"Hacemos un llamado para que no solo se hable de seguridad ciudadana, sino también del concepto de defensa. Hace falta una política pública de seguridad y defensa nacional", dice.

No obstante, se muestra cauto y aclara que no es algo que se va a solucionar de la noche a la mañana, máxime tomando en cuenta la manera "reactiva" de esta administración a los temas de seguridad.

"Va a tomar tiempo mientras se hacen los cambios cualitativos y cuantitativos en una gestión que siempre ha sido reactiva".

Por lo que es imperativo, a su juicio, que la seguridad se maneje integral y preventivamente: "Los temas de seguridad no se pueden seguir manejando como si fueran islas de un archipiélago", sentenció.

Esta concepción es compartida por el exministro de Seguridad Pública José Raúl Mulino.

"Por supuesto que la seguridad debe ser integral. No puede haber prioridad en el combate a los delitos comunes y no tanto para el crimen organizado, narcotráfico, terrorismo, migración ilegal, minería ilegal o trata de personas", señaló.

En este orden de ideas, Mulino criticó la pretensión del gobierno del presidente Juan Carlos Varela de implantar un programa de seguridad -con falencias- que se extienda hasta el 2030.

"Este gobierno ha fracasado en materia de seguridad y no tiene ninguna autoridad para plantearle al país una estrategia de 'yo con yo' para los próximos años. Eso se revisará en el próximo gobierno… ¡Nada de lo que escriba este gobierno está escrito en piedra!", afirmó el exministro de Seguridad.

En lo que sí coincidió Mulino es en que la seguridad ciudadana y nacional no pasa por tener un ejército, pero sí darle mayor atención a los tres estamentos de seguridad.