Infórmese antes de adquirir un bien

15/4/18 - 12:00 AM

  • Larissa María Ramírez Coronado | [email protected] |                                             

Informar al consumidor sobre el producto o servicio es una obligación, pero consecuentemente, el consumidor tiene la obligación de preguntar, de cuestionar y hasta confirmar los datos que nos brinda un vendedor, sobre el cual solo recae el hecho de "cerrar una venta", empleando su habilidad para obtener al final del mes dividendos en sus comisiones por ventas.

Esta situación va más allá a una simple reserva de información sobre las características de un producto, lo cual es trascendental para tomar la decisión de elegir, adquirir o contratar un servicio.

Pongámonos en un escenario en que usted va a adquirir un acondicionador de aire; si bien es cierto es posible que su mayor interés es el precio, la marca, la garantía de fábrica, quién hará la instalación, entre otros, fuera de la emoción de por fin verse descansar plácidamente en una habitación acondicionada, no se ha abordado el tamaño de la misma, dónde ubicará ese artefacto, y es esta una información valiosa, pues si no está acorde con la capacidad de enfriamiento del equipo, forzará ese termostato a trabajar sin obtener resultados satisfactorios y luego, posiblemente por considerar que tiene un daño, usted terminará por reclamar, cuando realmente lo que hubo fue una falta del vendedor porque es quien conocía la capacidad del artefacto de acuerdo con el tamaño de la habitación. Sin embargo, si usted como consumidor insiste en adquirir uno distinto a lo recomendado, deberá firma que es su solicitud, y se exonera al proveedor de responder por la falta de información.

No estamos recomendando que debamos dudar absolutamente de todo lo que nos informe un vendedor, sino que como consumidores debemos ser acuciosos y formular las inquietudes que particularmente nos atañen. Ya que si compramos emocionados, estamos adquiriendo motivados por un deseo y no por satisfacer la necesidad que adquirir un bien que nos satisfaga.

Recibir la información técnica del bien es importante, pero confirmar su veracidad es mucho más esencial, una forma de hacerlo es solicitar ver en el manual de uso del modelo del bien, ese detalle, bondad o característica que le están ofreciendo y cuya función nos cautivó.

Finalmente, la verdad es la mejor herramienta para un vendedor, a quien le van a comprar, y el cliente regresará a ese comercio por la honestidad demostrada. La ley de protección al consumidor promueve la solución de la venta realizada con falta de información, mediante la devolución de lo que hubiera recibido cada quien al comprobarse una publicidad engañosa, lo cual además es perverso para el comercio.