No siento rencor hacia ti, JC. Varela

04/4/18 - 12:00 AM
.

  •                                             

De todos los sentimientos existentes, el perdón va de la mano del amor. Se pudiera decir que son almas gemelas que deambulan por los duros caminos de la vida repartiendo oportunidades y haciendo que la existencia humana sea más placentera.

Siempre recordamos que en las horas en que Jesús fue apedreado, este solo le pedía a su padre el perdón para sus detractores. En la vida hay que acariciar la idea de que siempre debe haber segundas oportunidades. Es por eso que con el perdón, en el alma del que lo brinda existe bondad, humildad, tolerancia, comprensión y otras tantas cualidades que sujetan tan noble proceder. Siempre en el alma del que recibe debe haber agradecimiento, alegría, sinceridad y un alto grado de reconocimiento por lo que se perdona.

Hoy solamente soy capaz de albergar este noble sentimiento hacia ti, Juan Carlos, y hoy te confieso que no existe rencor ni odios ni malas intenciones hacia ti. Mi pensamiento se viste de gala humanitaria tratando de aumentar la dosis, día a día, para que entiendas que no han sido posibles las ausencias con las tristezas, el desánimo, el hambre y las incómodas situaciones de vida, igual que la irreparable pérdida de tiempo, las heridas psicológicas, el hostigamiento continuo a mi familia, negocios, copartidarios y seres queridos, a mis ideales, pero sobre todo a mi Panamá maltrecha. Pese al encierro, hoy me enorgullezco al sentir como estas cosas no me hacen odiarte.

Hoy tengo paz al sentirme limpio de corazón y sosiego al pagar una deuda saldada. Por eso te deseo lo mejor de este mundo y que pronto tomes el camino que un día te hizo pertenecer al grupo de mis mejores amigos. Aunque no lo creas, aquí estaré esperándote con la más firme convicción de que nada de lo aquí expresado contiene ninguna cortina de hipocresía o de cepillería. Ojalá que tu inteligencia te ayude a reflexionar y también sepas perdonar a todos los otros que igual se sienten ofendidos.

La sabiduría reside en saber cuál merece ser probada y cuál es negativa. Ahora es tu elección, si perdonas u odias.