El Niño Torres se despide del Atlético con dos goles ante el Eibar

20/5/18 - 01:00 PM
Torres jugó 404 juegos con los colchoneros en los que 129 goles.

Fernando Torres y la copa de la Liga de Europa que ganaron el miércoles / EFE

  • Redacción EFE                                            
 
Fernando Torres se despidió del Atlético de Madrid entre la emoción, dos goles suyos y un 2-2 ante el Eibar, un marcador sin transcendencia en un día tan especial, en el adiós como rojiblanco de un ídolo que soñó de niño con lo que es ahora y que se va con el mayor triunfo: el amor de su afición.
 
Una victoria que no sólo se mide en partidos, muchos (404), ni en goles, muchos también (129), ni en títulos, sino en cariño, en agradecimiento, en pertenencia, en pasión y en sentimientos, en cada una de las muestras de afecto que genera Torres entre su hinchada y viceversa, en una vida ligada por siempre a los colores rojiblancos.
 
Porque no había nada en juego para el Atlético en la Liga desde anoche, desde el 2-2 del Real Madrid, que selló la segunda posición del conjunto rojiblanco -termina entre los dos primeros por quinta vez en los últimos 40 años-, pero sí emocionalmente. Era el adiós de Fernando Torres. Un aliciente gigantesco para dedicarle la victoria.
 
La despedida de una leyenda del equipo rojiblanco, con un vínculo inquebrantable para siempre entre ambos, 16 años juntos sobre el césped. El motivo que acaparó un Metropolitano para agradecerle tanto, honrarle como se merece y homenajear a uno de los suyos; un ídolo, mucho más que un futbolista, un atlético eterno.
 
Este domingo, como capitán, con el trofeo de la Liga Europa para ofrecérselo a su afición, con un estadio que explotó cuando coreó su nombre y con un partido, el último como rojiblanco, en el que le aguardaban muchas emociones que permanecerán para siempre en su memoria dentro de una fiesta, pero con un invitado incómodo.