Análisis

Maximizando al fruto

21/7/18 - 12:00 AM
... se celebró en el Fairchild Tropical Botanic Garden de Miami el Festival Internacional del Mango, contando con más de 200 variedades del fruto, desde el sudoeste asiático, hasta las islas del Pacífico, Israel, las Américas y el Caribe. El deleite de saborear trocitos de las infinitas variedades es un sueño vuelto realidad...

  • Jaime Figueroa Navarro | [email protected] |                                             

El cerebro es una radiante esponja dispuesta a cultivar nuevos y frondosos aforismos, sobremanera al viajar, al urdir turismo, examinando lo que otros no palpan en sus teatros de acción por estar con el agua al cuello, sobre ascuas, supremamente ocupados en sandeces rutinarias que no les permiten apreciar plenamente su entorno.

En Panamá irrumpe lo mismo.

Por cabriolear en el infernal tranque, pendientes al más leve movimiento del auto que nos precede, olvidamos ojear alrededor, apreciar el entorno, perdiendo por siempre valiosos detalles que mucho valoran nuestros visitantes.

En la isla de San Pedro, mejor conocida por su poblado de Taboga, o acaso no sabía usted que fue bautizada como San Pedro, tema que nos recalcó cariñosamente la profesora Dilsa Vergara en clase de geografía en cuarto grado, ocurrieron muchas vivencias foráneas: su iglesia, San Pedro Apóstol, es la segunda más antigua del continente, salen y regresan los conquistadores repletos del oro peruano, esperando la marea favorable para transportarle a la ciudad de Panamá, Gauguin espesó sus primeros lienzos allí antes de partir para Tahití.

El burbujeo autóctono de mayor relevancia fue el nacimiento del poeta Rogelio Sinán en 1902.

Don Rogelio estudió en universidades en Chile e Italia, posteriormente fungiendo como cónsul de Panamá en Calcuta.

Su hija Golconda, ya fallecida, fue compañera en el Instituto Pedagógico, lo que nos permitió el raro privilegio de intimar al poeta.

Pernoctando en la India se familiarizó con diversas variedades de mangos, posteriormente obsequiándonos su verso que dice así: ¡Mangos! ... ¡Mira! ... ¡Tantos!...

¡Oh! ... ¡Uno maduro!...

(¡Dio un salto…y saliose su seno, desnudo!)

El fin de semana pasado se celebró en el Fairchild Tropical Botanic Garden de Miami el Festival Internacional del Mango, en su versión anual número 26, contando con más de 200 variedades del fruto, desde el sudoeste asiático, hasta las islas del Pacífico, Israel, las Américas y el Caribe.

El deleite de saborear trocitos de las infinitas variedades sobriamente identificadas y presentadas con palillitos es un sueño vuelto realidad para los amantes de este singular fruto.

Pero también se convierte en un atractivo turístico para propios y extraños.

Posterior al deguste, si te acaricia el estómago una particular especie, allí están las cajas a la venta.

¡Símil a los bananitos Chiquita con sus harto conocidas etiquetas, no vacilan los gringos en su astuta y soberbia presentación!

También te ofrecen plantones para que los siembres en el patio de tu casa.

No hay que preocuparse, hay variedades de todos los tamaños, algunas enanas cuyos follajes surgen tan solo un metro o dos ofertando los mangos bien bajitos y para aquellas ansiosas almas que no pueden o no desean esperar su crecimiento, también ofertan árboles maduros, ya con frutos, de tal manera que les puedes sembrar esa misma tarde creando un inmediato oasis al lado de tu piscina.

Lo que nos lleva a rascar el cerebro istmeño.

Los mismos gringos nos legaron un Summit Garden repleto de diversas variedades del fruto.

De repente a un sabio director le convendría trasladar aquí la visión floridana y concitar un Festival Anual del Mango que sirva como atractivo al parque y una forma fructífera de aumentar sus ingresos sin necesidad de limosnas o donaciones.

¿Se imaginan ustedes, ávidos cruceristas desesperados por saborear el alma del Istmo, convirtiendo al entorno en un verosímil atractivo, complementado por guanábanas, caimitos y mameyes, entre otras delicias tropicales?

Del libro Onda, 1929, de Rogelio Sinán: ¡Perfume silvestre de mangos maduros!, ¿por qué me recuerdas su seno desnudo? …

Líder empresarial.